Política
Ahora chocó un auto estacionado

El largo historial policial de Álvarez Porte, la piedra en el zapato de Héctor Gay

  • Álvarez Porte chocó un auto estacionado durante la madrugada del primer día del 2019. (Foto: NOVA)
    Foto 1 de 2
  • El funcionario utiliza su cargo para evadir a la Justicia. (Foto: NOVA)
    Foto 2 de 2

Emiliano Álvarez Porte, secretario de Seguridad de Bahía Blanca y presidente de la UCR local, parece ser la piedra en el zapato para la intendencia de Héctor Gay. Ya tiene varios capítulos policiales escritos. El último se produjo durante la madrugada del 1 de enero, cuando en un estado de notable alteración, de comportamiento debido al consumo de estupefacientes, según declararon testigos, chocó con su vehículo, un Toyota Corolla, a otro auto, un Volkswagen Up 0 kilómetro aparentemente estacionado.

Lejos de mostrarse abierto a resolver el problema, el radical hizo bandera de su puesto en la comuna y fue grabado en un lamentable estado, descripto por los presentes como “deplorable”. Debido al conflicto que se mantiene desde hace un tiempo entre el sindicato de trabajadores municipales y la intendencia, esa noche no hubo inspectores de tránsito debido a una retención de tareas, hecho que benefició al abogado ya que no se le pudo realizar el test de alcoholemia o el drager, de detección de drogas.

Dos episodios similares salpicaron a Álvarez Porte. Uno fue cuando en febrero de 2018, su hermano volcó durante la madrugada en la rotonda de la ruta 33 y Don Bosco en aparente estado de ebriedad y fue retirado en ambulancia para, así, impedir que se le realicen los test de alcoholemia.

En mayo, el ex concejal y ex funcionario Norberto García, amigo público de Álvarez Porte, chocó cuatro autos en 10 cuadras. La historia se repitió. Alcoholizado, se negó a realizarse los respectivos controles y dijo que tenía un desajuste por glucemia debido a su diabetes y fue trasladado a un hospital.

El 28 de junio de 2018, Agencia NOVA, en una nota titulada “Lo que no se dijo de los allanamientos en la Municipalidad, en el Parque Industrial y en Sea White”, adelantaba que según detallaron fuentes cercanas al funcionario, Álvarez Porte es consumidor de cocaína. Hoy, ese dato es vox populi y hasta se sabe que, cuando por la causa “bobinas blancas”, la municipalidad fue allanada, no se ingresó a la oficina del secretario de Seguridad porque había droga para su consumo personal.

La cartera del radical es una de las más sensibles en una ciudad altamente castigada por la inseguridad, el narcotráfico, los golpes comandos, el menudeo y el delito menor. Por eso es especialmente llamativo que quien debería velar por la lucha contra el crimen sea consumidor, esté en contacto con los dealers de droga, haga uso de su cargo para salir de situaciones llamativas y tenga blindaje mediático.

Del choque generado por Álvarez Porte nada se dijo en los medios bahienses. Tampoco sobre el allanamiento frustrado a su oficina ni sobre sus relaciones con la droga y fiestas sexuales con varias mujeres al mismo tiempo o de las infinitas veces que cubrió a familiares y amigos que, involucrados en accidentes de tránsito y en estado de ebriedad, no pasaron por el control de alcoholemia. Estos hechos que ya serían graves en cualquier político, toman mayor magnitud tratándose del responsable de la seguridad bahiense.

Recientemente, Gay hizo modificaciones en su gabinete, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados ya que desde que asumió, modificó más del 50 por ciento de su equipo. Sin embargo, hasta el momento Álvarez Porte parece intocable. Quizás sea hora de que el ex periodista piense en desprenderse de su hombre de confianza antes que éste le cueste la reelección.

Lectores: 984

Envianos tu comentario